Defraudadores, defraudados y palmeros

 Messi y Ronaldo

Supongo que  a Cristiano Ronaldo le enseñaron a nadar para que cuando viera su reflejo en la superficie del agua no se ahogara como Narciso. Seguramente necesita ese ego hipertrofiado para dibujar sobre el lienzo del campo una Capilla Sixtina cada tarde de fútbol. Cada uno negocia con su ego como puede. Es innegable que los trazos mágicos que salen de sus pies y, especialmente, aquellas pinceladas casi puntillistas que terminan enredadas tras los tres travesaños, producen litros y litros de oxitocina, serotonina y dopamina que riegan los cerebros de los aficionados y les induce un estado de éxtasis beatífico. Y eso se paga muy caro. Para ser exactos, con lo que gana el portugués en un año se pagan mil ochocientos cirujanos. Los cirujanos son esos pequeños dioses, casi anónimos, que dibujan trazas primorosas con el pincel de sus bisturíes. De sus dedos no sale una Capilla Sixtina sobre el lienzo de un quirófano. Ni falta que hace, porque con sus manos, en un año, zurcen más de un millón de cuerpos. Con un salario mil ochocientas veces inferior al de Ronaldo obran el milagro de devolver cientos de miles de vida, otros cientos de miles vuelven andar, a ver, a oír… y, sobre todo, les arrancan el dolor para vivir con dignidad.

Los cirujanos, como los demás trabajadores, encuentran mermada su nómina cada mes porque Hacienda, con buen criterio, se queda con una parte para sufragar los costes de los servicios comunes. Las leyes tributarias atribuyen a la nómina la misma consideración que al cerdo, aprovechan todo, desde el hocico hasta el rabo, desde la oreja hasta la pezuña. Sin embargo, a las rentas que no provienen del trabajo por cuenta ajena les tienen la misma consideración que los franceses al pato, sólo aprovechan el hígado del animal. Como ves, las leyes tributarias son muy sibaritas. Esta falta de consideración hace que nuestro sistema recaudatorio tenga más goteras que una casa con techo de espadaña y, técnicamente, sea más propio de una república bananera que de un país perteneciente a la Europa unida. Circunstancia que aprovechan los grandes despachos fiscalistas –anormalmente poblados de ex inspectores de hacienda- para poner en práctica la denominada ingeniería financiera que, en román paladino, consiste en poner a la Hacienda Pública a cuatro patas y darnos por popa a los contribuyentes de nómina. Los ricos por su casa acuden a esos despachos de postín como las mocas a la mierda: Deportistas, cantantes, banqueros, duques, políticos, tratantes de blancas, mafiosos, reales personas, condes, madames, atracadores, criminales,  ladrones, famosos, modelos. Ya se sabe, la caridad empieza por uno mismo y la codicia es adictiva como el tabaco.

Uno, que es crédulo porque sus padres le educaron así, le gustaría creer en la inocencia de los Ronaldo, Messi, Neymar, Xabi Alonso, Mijatovic, Mourinho, Dani Alves, Di María, Imanol Arias, Ana Duato, Dani Pedrosa… Le gustaría creer que no les movió la codicia, que actuaban de buena fe, que se vieron sorprendidos por avispados asesores que engordaban sus minutas en la misma proporción que ocultaban “legalmente” sus obligaciones al fisco. Pero una cosa es ser crédulo y otra muy distinta gilipollas. ¿Por qué no le hicieron firmar a sus asesores un compromiso por el que asumían personalmente cualquier deuda que Hacienda les reclamara? Y más sencillo, cualquier contribuyente tiene el derecho a que los servicios de la Agencia Tributaria le haga la declaración de la renta, basta con pedir cita y llevar toda la documentación. ¿Por qué no lo hicieron?

Como ciudadano, sus vilezas, me producen asco. Su actitud impostada de inocentes víctimas me cabrea porque nos consideran idiotas al resto de contribuyentes. Escriban en un papel la cantidad defraudada y echen cuenta del número de cirujanos cuyas manos no pudieron salvar vidas, dar vista, oído, piernas, brazos… ni calmar el sufrimiento por culpa de su codicia. Pregúntense cuántos enfermos de hepatitis C han muerto el último año porque no se les pudo suministrar Sovaldi. Pregúntense por qué un usuario de la sanidad pública tiene que esperar cuatro meses para operarse y setenta y dos días para el especialista.

¿Saben? No les deseo que sufran un infarto y que la ambulancia que les asista carezca del equipamiento suficiente por falta de recursos. Tampoco les deseo que sufran un atentado que, hubiera podido evitarse con medios suficientes para hacer un seguimiento del terrorista. Ni que arda su hogar y los equipos de bomberos estén diezmados y mal pagados. No quisiera que sus hijos tengan que trabajar en laboratorios fuera de España por falta de inversión en ciencia y tecnología. Y es que no deseo el mal a nadie. ¿Pueden ustedes mirarse en un espejo y decirse lo mismo?

Lo más cruel de estas historias de egotistas insolidarios -a menudo delincuentes- es que, siempre hay una caterva de palmeros que les jalean, aplauden y exigen no sólo la condonación de sus deudas sino, además, su inimputabilidad. Son toxicómanos con el cerebro jibarizado, necesitados del chute de endorfinas que la vida y obra de estos personajillos les suministran. Incapaces de relacionar las actitudes delincuenciales de su ídolos, con el hecho de que su madre, inválida, muriera esperando que le concedieran una plaza en una residencia de ancianos solicitada cinco años antes.

En cuanto a las manifestaciones de apoyo y solidaridad de los Presidentes de sus clubs de fútbol y de algunos periodistas, me resulta tan natural como el calor en el verano. Es una prueba más de la bajeza moral y espíritu ruin que les adorna.

¡Ah!. Y las acciones de caridad que retransmiten en directo estos cuates para blanquear su imagen y dejarla hecha una patena, que se las metan por ahí. Seguramente les blanqueará el ojete que, tengo entendido, es tendencia entre el famoseo.

J. Carlos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s