Poemas


india--a           
                     
                    ALLÁ
Allá las palabras se diluyen en el ruido.
Me pareció escucharte.
Vine hasta el mar. No eras tú.
Era el rumor del agua.
No sé por qué confundo tu voz
con el rumor del agua,
y con el fragor del tráfico,
y con el palpitar de las hojas,
y con el silbo de las ruedas en el asfalto,
y con el aleteo de las mariposas,
y…
No sé porqué.
No sé.
No.

                    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

                    

                                 YA VES
He vuelto al mar por otro rato, apenas el tiempo
del fin de semana.
He vuelto a mirar al sur por entre camellones de espuma
por si te apreciaba.
Entre que el mar es azul y verde y redondo y enseguida
se acaba.
Entre que el sur está tan largo, tan distante y tú estás
tan lejana.
No pudo ser. Ya ves.
Entre que el mar es azul.
Entre que está tan distante el sur.      
Entre que estás tan lejana tú.
Ya ves. No pudo ser.
Anoche volví a rozar con mis labios al aire como besando
tu cara
No te asustes, lo digo por si te llega en forma de brisa, de madrugada.
Lo digo por si por un beso que le di anoche al viento
te resfriaras.

                    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

                    

                  GARABATOS DE AMOR EN EL AIRE 
Las palabras son tan estériles
para decirte lo que siento,
que si te tuviera delante
trazaría garabatos en el viento.
Las palabras están tan gastadas
para expresar lo que quiero, 
que si pudiera mirarte
me quedaría en silencio.
Las palabras son tan inútiles
para evocar los recuerdos,
que si no estuvieras tan lejos
haría con una caricia un verso.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

                    

Ya ves, a mis años,
¿quién me lo iba a decir?
Vivo encadenado al veneno
de tus labios.
Estoy naufragando en el ámbar
de tus ojos.
Repito hasta la saciedad la melodía
de tu nombre.
Tengo entre los dedos el tacto de seda
de tu pelo.
Y casi sin querer,
sólo aspiro la fragancia de canela
de tu piel.
Ya  ves, a mis años,
¿quién me lo iba a decir?
Esposado en tus cadenas de seda
bebo tu veneno ambrosía de canela.
Ya ves, ¿quién me lo iba a decir?
a mis años y embriagado de ti.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

                 

                    Aunque me duela decirlo y me cueste admitirlo,
te tengo miedo.
Tengo miedo de cada aleteo de tus párpados, puede que al abrirse, tus ojos ya no me estén mirando.
Tengo miedo de las tonalidades de tu voz,
si advierto un quiebro, imagino que estás dudando.
Tengo miedo de lo que dices y de lo que callas, por eso me quedo pensativo cuando me hablas.
Tengo miedo de cada uno de tus gestos,
y si me apuras, hasta de tus pensamientos.
Aunque me duela decirlo y me cueste admitirlo
te tengo miedo.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

                 

¿Has visto agitarse los juncos
en las tardes de abril?
Quizás los abanica la brisa,
tal vez los peina con caricias el aire,
o, acaso, los alientan besos perdidos.
Déjame que te abanique.
Déjame que te acaricie.
Déjame que te bese.
Verás como los juncos pararán un momento
para envidiarnos.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

                                   

                   Si escribo es porque me desbordas,
y se me derraman las palabras al igual
que colma el vaso la última gota de agua.
Si no escribo es porque me atrapas,
estoy tan lleno de ti, que tu fuerza
gravitatoria me absorbe hasta las ideas.
Si escribo es porque me desbordas.
Si no escribo es porque me atrapas.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

J. Carlos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s