Navidad 2014

                                       20140120_114724                                                                                                              Navidad 2014

 Querido amigo:

Te supongo al tanto de la noticia, hoy, día 22, tres segundos después de la media noche, se nos echó encima el invierno. Si no te gusta el invierno, te daré una buena noticia, es la estación más corta porque la Tierra se embala en su órbita elíptica impulsada por la mayor cercanía del sol. A mí, el invierno me encanta. Me gusta su luz insolvente que le da un volumen etéreo a las cosas. Me gusta ver los árboles desnudos, sin hojas, como estatuas llenas de brazos. Me encanta la nieve reverberando al sol, si la observas con detenimiento puedes apreciar el reflejo de miles de zafiros blancos. Me hipnotizan los jirones de niebla que velan los paisajes y, al momento, se descorren para descubrir la belleza, y, al poco, vuelven a taparla. Me gusta ver el aliento desbocado de los niños cuando corren con una bola de nieve en la mano. Me gustan las filas de carámbanos que cuelgan de los tejados como estalactitas de vidrio. Hasta los ojos en invierno tienen la mirada más profunda y los colores más puros, seguramente porque para protegerse del frío se cubren con una lámina de agua. Además, el invierno es la estación de las paradojas. Estamos más cerca de la estrella que nos calienta, pero las temperaturas se congelan, y es que el sol nos pilla de soslayo en este hemisferio y, además, los días andan encogidos y las noches estiradas. Y no me digas que no resulta paradójico que, la nieve se extienda como una manta sobre la tierra fértil para que la simiente no se hiele y pueda germinar.

Sin embargo, llevamos varios años viviendo un invierno económico que no acaba de rendirse a la lógica de que las estaciones pasen y se sucedan. Y uno se harta de los lenguajes etéreos, de la insolvencia de los nuevos puestos de trabajo, de la frialdad de los desahucios, de que las esquinas, los cajeros y los puentes se conviertan en soluciones habitacionales y de que haya niños que pasan hambre. La riqueza se crea y se distribuye, como el sol de cada día, pero cuando la riqueza la acaparan unos pocos, la clase media sufre un invierno desapacible, y los más desfavorecidos quedan a merced del crudo invierno de la caridad, el hospicio y el asilo. ¿Te imaginas que veinte ricos le quitaran el sol a nueve millones de españoles y los condenaran a una noche eterna? Así que uno se harta de que se confunda la solidaridad con la limosna, la justicia social con la caridad y el culo con las témporas. En el invierno económico también abundan las paradojas: La tercera parte de los trabajadores está en paro y los que tienen un contrato trabajan más horas que nunca. Y no me digas que no resulta paradójico que, los jóvenes mejor formados, a costa del dinero de todos, se tengan que ir al extranjero a crear riqueza para que otros tengan buenas guarderías, mejores hospitales, pensiones dignas…

Te confieso que estoy harto de paradojas.

Pero lo nuestro es vivir, y contárnoslo los unos a los otros, como yo te lo cuento. Y sobre todo, lo nuestro es dar gracias porque nos ha tocado vivir mejor que nuestros ancestros. A golpe de botón nos ponen cualquier lugar del mundo o cualquier espectáculo en el salón de casa, en un ojo ciclópeo que todo lo ve. A golpe de botón tenemos la voz cálida en el oído de quien necesitamos allá donde se encuentre, incluso su imagen añorada en la pupila. A golpe de botón, y poco más, podemos volar sentados en una cómoda butaca y desplazarnos hasta esos mundos de dios, a una velocidad cercana a la del sonido. A un solo golpe de botón, o de voz, se nos ponen al alcance de la mano miles de prodigios. Sí, lo nuestro es de dar gracias porque poco a poco, si quieres a trompicones, transitamos una época en que, a nivel global, las guerras disminuyen, el hambre va cediendo terreno, las enfermedades se controlan y la vida se hace más cómoda y más larga; aunque, ensimismados en nuestra angustias, gratuitas las más de las veces, nos dejemos permear por los gritos de los profetas apocalípticos y no sepamos ver lo evidente: la humanidad prospera. Demos gracias sí, pero no dejemos que los nuevos señores feudales del dinero nos quiten el sol de cada día y nos condenen a la sombra y al frío.

Te confieso que, cada año me cuesta más encontrar la hebra de la que tirar para desenrollar este pequeño ovillo navideño, ¿quién soy yo para hacerte partícipe de mis lugares comunes?, pienso. Luego, repaso los nombres en la agenda y dejo que el recuerdo vague por entre alguno de los momentos en que la vida nos coincidió, sólo cuando termino el repaso, como si de una liturgia se tratara, los dedos comienzan, muy despacio, golpe a golpe, a formar palabras.

Me he permitido pedir hoy, a mediodía, en el solsticio (sol quieto) del invierno, dos deseos para ti: Que luches por lo que esperas. Y que no dejes que te tapen el sol ni permitas que se lo tapen a otros.

 J. Carlos

Anuncios

2 Respuestas a “Navidad 2014

  1. Ana: Un abrazo fuerte y que, a partir de ahora, la vida te trate mejor. Te lo mereces.

  2. Hola J.Carlos, Aunque no suela contestar en cada bitácora, me gustan mucho tus escritos. Pese a no ser muy mayor , soy poco tecnológica y con tu permiso los imprimo y los leo en papel. Siento no haberos visto el dia de la comida, pero era un dia complicado. Tám- bién para mi , especialmente duras éstas Navidades…., pero es lo que toca… El dia 8 , se que volveis a la tertulia y si puedo iré, también es el dia que empiezan mis hijas el instituto. Deseo para ti y los tuyos lo mejor ahora , el 2015 y siempre, sea Navidad o no. Hasta pronto , bss, Ana

    Buen dia

    Date: Mon, 22 Dec 2014 19:41:49 +0000 To: amimorato@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s