Operación Palace

 

Évole

El 23 de febrero del 81 escuché por la radio el “se sienten coño”, seguido por los disparos de los fusiles ametralladores de la Guardia Civil. Convencido de que estaba oyendo la secuencia de una carnicería, encendí la televisión. Lucía huérfana de imágenes. Se me llenó el cuerpo de rabia. Tenía 25 años y me estaban robando el futuro. Miré por la ventana con la seguridad de que al poco estaría transitada por carros de combate y los soldados se apostarían en las esquinas. La calle, como si fuera una película impostada, se fue quedando desierta, las persianas caían, los comercios cerraban. Y un silencio de miedo, o de infortunio, se adueñó del barrio. El pasado 23 de febrero, a la noche, me senté a ver Operación Palace, el docudrama inventado que se sacó del magín Jordi Évole. Me pareció un hallazgo. Confieso que, al principio, tuve mis dudas, de sobras sé que hay un abismo entre lo que nos cuentan y la realidad, soy de los que piden como León Felipe, “no me contéis más cuentos”. Al cabo de unos minutos dejé de entrar al trapo, no era posible que tantos políticos y periodistas estuvieran en el secreto durante tantos años. El gremio de los que nos cuentan la realidad cada día ha pontificado lo suyo, lo cual es excelente para Évole por aquello de que hablen de uno aunque sea mal. Unos han escrito sobre la oportunidad y el acierto del susodicho, poniendo el énfasis en la denuncia de un Estado que mantiene el secreto oficial sobre documentos seculares, hasta los legajos judiciales del juicio del 23 F están declarados secretos, y han pasado 33 años.  El otro bando -porque aquí se escribe a punta de pistola guarecido en la trinchera- afirma que fue una barbaridad tomarse a broma un suceso tan grave de la historia de España. Fui perdiendo el interés cuando el guión se tornaba cada vez más fantasioso para que el espectador fuera cayendo en la cuenta del engaño, como que a José Luís Garci le dan el Óscar por mediación de Juan Carlos, Rey, en atención a los servicios prestados; o que Fraga empezó a gritar desde su asiento del Congreso porque tenía hambre. Mientras mi interés decaía empecé a sentirme como un imbécil, aquello era ficción, pero podía haber sido cierto; de hecho, en “Anatomía de un instante”, Javier Cercas nos ilustra con algunas hipótesis distanciadas de las contempladas en Operación Palace, pero no tan lejanas. Sí, amigo León Felipe, nos siguen contando cuentos, nos siguen contando la historia y las historias como si estuviéramos en la escuela de párvulos: “Viriato era un pastor lusitano que luchó para liberar a España de los romanos”, como si aquel pastor supiera lo que había más allá de veinte o treinta kilómetros a la redonda. “Don Pelayo comenzó la reconquista en Covadonga para liberar a España del yugo musulmán”, por no saber no sabría ni que habitaba en una península. Cuando terminó la ficción y dio comienzo el sesudo debate, volví a caer en ese estado de rabia de aquel lejano día, una troupe desastrada que no la hubieran contratado en ningún circo que se preciara, estuvo a punto de robarnos el futuro. ¿Quién fue la mano que meció la cuna? Tal vez esté, ahora mismo, fumándose un puro a la salud de Évole.

 

J. Carlos

 

Anuncios

Una respuesta a “Operación Palace

  1. Muchas gracias por tu relato de este lunes. Javier Cercas dice que su objetivo en sus libros en general (y en Anatomía de un instante, en particular) es plantear preguntas para que cada cual sea libre de encontrar su propia respuesta. En parte, esto es lo que significa vivir en democracia: poder cuestionar la verdad de las verdades oficiales, por difícil que sea aproximarse a la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s