Esperanza

Esperanza

Vivimos tiempos de zozobra. Nuestro razonamiento de primates nos lleva a pensar que las cosas se suceden porque sí, por eso achacamos los ciclos económicos a causas naturales. Así nos lo predican nuestros prohombres. Nos insisten hasta la saciedad de que los ciclos se producen gracias al mismo “fatum” que el estallido de un volcán, y aunque somos capaces de prever la mayor parte de los desastres originados por causas naturales y ponerles cierto remedio, no tenemos instrumentos para prever los ciclos  económicos y limitar sus consecuencias.

Ambas premisas son falsas: En cuanto a la primera, no son causas naturales ni mágicas las que provocan los ciclos económicos, son simplemente consecuencias de la codicia humana o, si quieres, de la ineficiente distribución de la riqueza entre los factores de la producción. En lo que hace a la segunda, antes de que llegue un ciclo económico deja un rastro inevitable de señales de lo que va a ocurrir, aunque ya se encargan nuestros prohombres de ponernos la venda sobre los ojos para que hagamos caso omiso de las mismas.

Desde que sentaron plaza las aberrantes ideas económicas de Milton Friedman y su puesta en escena, a través de la desregulación financiera y fiscal, por los Reagan, Tatcher, Clinton, Bush, Blair, Merkel, etc., se ha invertido la redistribución de la renta, y ha dejado señales más que notables de que nos abocábamos a una crisis tan o más dañina que la del 29.

En España el rápido endeudamiento privado, la burbuja inmobiliaria y la depresión fiscal a las rentas más altas, dejaron una estela de indicios durante los gobiernos de Aznar y de Zapatero, de que se nos venía una crisis de órdago a la grande. Lo que tal vez era más difícil de prever es que se iba a producir la tormenta perfecta, porque a los indicios anteriores se han añadido, por un lado, la bancarrota institucional de la administración española con sus diecisiete reinos de taifas, y la crisis institucional de Europa que no ha sabido ni podido establecer una política monetaria y fiscal común.

Lo peor es lo que nos falta por ver. Estos señoritos que nos gobiernan corren hacia ninguna parte como los cuerpos de esos gallos a los que les han cortado el pescuezo. Se permiten el lujo de retrasar los presupuestos por no asustar a los andaluces y, luego se prosternan ante la Merkel, ante Monti, Sarkozy, la Crhistner, y quien haga falta; salvo ante sus compatriotas a los que asustan un día sí y otro también: “No hay dinero para mantener los servicios públicos” – dice Rajoy. Si yo fuera mercado saldría huyendo de estampida. Para Floriano: “Estamos en el precipicio agarrados en una cornisa”. Pues sabe lo que le digo: Tírese, estúpido. Una pena que no haya algún analista que me diga cuánto me cuestan esas frases, pero yo cálculo que unos diez o veinte puntos básicos de la deuda y un 1% del Ibex. Y no salen más caras porque ni aquél ni éste, tienen mucha credibilidad. A lo peor exageran por si pasa la tormenta –que lo dudo- ponerse la medallita. Cosas veredes, amigo Sancho. Esto señoritos que nos gobiernan en vez de achicar el agua de esta tormenta que nos está hundiendo el barquito en que navegamos, se dedican a poner palos en la rueda del renqueante motor (Ver Nota, al final, donde se analizan someramente las medidas adoptadas por el ejecutivo)

Ya sé que es difícil tener un gramo de optimismo. Nos ningunea la Cristina; la política es un cacareo inútil; nuestro gobierno hace lo contrario de lo que promete y por encima, se conduele de hacerlo, como si estuviera zombi y hubiera de cumplir el trágico destino de comer a dentelladas todo lo que se menea; nos pegan tijeretazos sin cuento ni medida pero siempre sobre las mismas espaldas. Y como éramos pocos pare el abuelo, se nos va de marcha a cazar elefantes para olvidarse del trance de su yerno y, en el ínterin, su nieto primogénito se pega un tiro en el pie. ¡No hay literato que haya escrito mejor metáfora!

Si has llegado hasta aquí, no entenderás el porqué titulaba con la palabra esperanza. Pues sí, hoy cabe un mínimo rayo de esperanza, porque se impondrá tanto en la primera como en la segunda vuelta François Hollande en Francia. A partir de mayo, gracias a los franceses y, siguiendo las tesis del nada sospechoso FMI, las cosas puede que empiecen a cambiar:

El Banco Central Europeo dejará de regar nuestros bancos con dinero contante y sonante para que, con un diferencial del 4% al 5%, se lo presten al estado en forma de deuda, que pagaremos nosotros y nuestros hijos. A cambio se pondrán en circulación los dichosos eurobonos, que producirán tres alivios: Dejar de estar asfixiados por la deuda. Pagar menos tipo de interés por la misma. Devaluación de facto del euro lo que nos permitirá exportar más y provocará una inflación subsiguiente, que nos permitirá devolver la deuda en menos tiempo.

Si gana Hollande se pondrá en marcha también la dichosa tasa sobre transacciones financieras, que aliviará un poco las arcas públicas y tendrá como retruécano el que la banca termine pagando una fracción de los destrozos que nos han hecho por su ineptitud.

Si los franceses no se equivocan, es posible también que, entre el Banco de Desarrollo Europeo y el FMI se planteen hacernos un mini Plan Marshall para el sur de Europa que relaje la impresionante cifra de desempleados que nos aqueja.

Y si dentro de un año pierde Merkel, los alemanes prenderán un cirio a cualquiera que sea su santo patrono, porque se habrá salvado el euro y, después de apretar el dogal al cuello de sus compañeros de viaje europeo del sur, éstos dirán aquello de pelillos a la mar y seguirán comprando productos alemanes. Desgraciadamente la memoria es flaca, pero se merecían que, en llegando ese momento, expulsarlos del euro por insolidarios –aquí me salía otra palabra- para que con su marco vendieran sus productos a los cuatro jeques y tres Warren Buffet que pudieran comprárselos.

Nota: Medidas del Gobierno:

Subida del IRPF a la clase media. Deprime la demanda, decae el consumo y crea paro. Y para desactivar el fraude se les ocurre la feliz idea de la amnistía fiscal.

  • Debió hacerse:
    • Incremento de Impuestos a rentas altas, (Más de 85.000 €, llegando al tipo del 75% a los que ganen más de un millón de €). Eliminación de privilegios fiscales como a las Sicav y las grandes corporaciones.
    • Lucha contra el fraude fiscal: Prohibición de compra y venta de bienes y servicios a paraísos fiscales que no colaboren con Hacienda. Prohibición de domiciliación social de empresas españoles en esos paraísos.
    • Reducción de pagos líquidos a 100 €. El resto dinero digital.
    • Fomentar el ahorro: Impuesto progresivo del capital con tipos equivalentes al IRPF

La reforma laboral ha supuesto esclavizar al trabajador y reducir el coste del despido. Lo que dará lugar a una pérdida estimada de un millón de puestos de trabajo.

  • Debió hacerse:
    • Acuerdo con las fuerzas sociales, sindicatos y patronal para reducir un 10% el salario. Reducción de precios en la misma proporción en que afecte el factor trabajo
    • Reducción de la jornada de un 5%-10% en empresas de más de diez trabajadores, con igual reducción del salario y contratar a desempleados hasta emplear ese 5% de la masa salarial
    • Tres únicos tipos de contratos laborales: Indefinido con una escala según el tiempo de indemnización por despido. Un contrato parcial para jornadas inferiores a ½ . Un tipo de contrato para obra o servicio determinado. Se suprimen los contratos temporales.

La reforma financiera: Ya van varias fases. Ha costado dinero público. Se ha permitido que se fusionen entidades inviables y no se ha encauzado su verdadero problema: Sus balances enladrillados.

  • Debió hacerse:  
    • Exigir que pongan sus activos en pisos terminados en el mercado al precio en que éste los asuma. Plazo: un año o dotar la deuda en balance por su totalidad.
    • Compra, con subasta a la baja, de una pequeña parte del parqué inmobiliario de las entidades financieras o/y promotoras, por las CCAA para su alquiler como viviendas de protección oficial.
    • Vender a otras entidades financieras aquellas que estén en quiebra o nacionalizarlas, en el plazo máximo de tres meses.

El presupuesto: Se han rebajado los gastos en Ministerios. Pero también se ha rebajado la inversión en I+D.

  • Debió hacerse:  
    • Quitar el Senado, las Diputaciones Provinciales, la mitad de los ayuntamientos, el 100% de las televisiones autonómicas deficitarias y el 95% de las empresas públicas.
    • Eliminar de un plumazo todos los asesores. Sólo pueden ser nombrados fuera de la carrera funcionarial de Director General para arriba.
    • Las dieta de los cargos públicos igual a la que corresponda a los funcionarios de categoría superior.
    • Supresión de todas las tarjetas Visa públicas
    • Coches oficiales sólo para Consejeros, Presidentes de CCAA, Ministros y Presidentes de Gobierno, Congreso y Cortes Generales, Tribunal Constitucional y Banco de España.
    • Gastos de representación nunca ad hominen, sólo ad institutionen.
    • Por el contrario: Se debió incrementar la inversión en I+D, así como su control de gestión.
    • También se debió incrementar la deducción fiscal a las empresas que inviertan en I+D, a través de Universidades u otros Organismos públicos.
    • Asimismo se debió proveer presupuesto público para la creación de empleo real.

Ley de transparencia: Se han hecho algunas propuestas válidas, pero muy lejos de lo exigible

  • Debió hacerse:  
    • Acceso libre a todo ciudadano a través e internet de:
      • Informes públicos, ingresos, gastos o aplicaciones presupuestarias.
      • Concursos y subastas, apertura de plicas, informes técnicos, actas de deliberación, adjudicaciones, seguimientos y certificaciones de obra, etc.
    • A todos los organismos, incluyendo sueldos, dietas y gastos de personal. También aplicable a la Jefatura del Estado.
    • Sólo ha de excluirse lo que afecte a la seguridad pública, privada o a la intimidad de las personas.

Recortes en Educación y en Sanidad: Se incrementa el número de alumnos para reducir profesores y disminuir la calidad. Se incrementan las tasas universitarias y se disminuyen las becas para limitar el acceso universal a la enseñanza y, por consiguiente, al ascensor social. Se crea una enseñanza sólo para ricos. En Sanidad se establece el repago, esto es, se obliga a repagar más no al que más tiene, sino al que más enfermo está.

  • Debió hacerse:  
    • Educación:
      • Dejar la enseñanza primaria y secundaria como está. Ya es mísera. Basta de degradarla más.
      • Eliminar aquellas facultades que nos sean operativas por número de alumnos. Y suprimir facultades o/y Universidades en aquellas provincias que no sean necesarias.
      • Dejar las primeras matrículas como están y cobrar un 50% las segundas, un 75% las terceras y un 100% las cuartas.
    • Sanidad:
      • Establecer una coordinación a nivel estatal para: Delimitar los fármacos generalistas que cubra el SNS. Aprovisionarse por un sistema único de compras y, además, con subasta de fármacos a la baja.
      • Poner en marcha la receta electrónica para controlar los abusos.
      • Fijar criterios de gestión hospitalaria y ambulatoria, con turnos que permitan el uso de todos los medios. Es alucinante mantener quirófanos y plantas cerradas.

J. Carlos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s