Profetas

Profetas

I

La civilización Maya parece que adquirió grandes conocimientos matemáticos y y astronómicos. Este pueblo utilizaba dos sistemas de medir el tiempo: el Tzolk’in o calendario religioso que contabilizaba 260 días por año y el calendario de 365 días, que recibía el nombre de Haab. Con el fin de sincronizar ambos calendarios crearon la rueda calendárica, un curioso sistema de tres ruedas dentadas que propiciaban que una misma fecha se repitiera cada 52 años. Más o menos un ciclo de vida humana. También utilizaban para el contaje de los días transcurridos el calendario de cuenta larga, un sistema vigesimal utilizado por varias culturas en Mesoamérica durante el Preclásico tardío, cuando empieza a decaer la cultura Olmeca. La curiosidad de este calendario es que da por comenzado el mundo en 0.0.0.0.0 (en nuestro calendario gregoriano se  corresponde con el 13 de agosto de 3144 a.C.) y se divide en 13 ciclos llamados Baktunes de 400 años cada uno que suman 144.000 días. El último día del último Baktún es el 12.19.19.17.19 (el 21 de diciembre de 2012 en nuestro calendario) lo que según los Mayas sólo significa que se inicia un nuevo ciclo solar alrededor de la galaxia.

Auguro, aunque uno no es profeta ni en su tierra, que los próximos meses serán muy beneficiosos económicamente para los agoreros y para los que viven de meter miedo al común. Si cotizaran en bolsa las empresas de profecías yo apostaría a que su valor subirá como la espuma. Ya sabes, cuando la razón mengua, Descartes pierde.

II

Al arzobispo católico Malaquías de Armagh, le fueron revelados dos textos que contenían sucesos que se iban a producir en el futuro; le sucedió en el curso de su peregrinación a Roma en el año 1140. Lástima que cuando se dieron a conocer siglos después de su muerte ya habían sucedido la mayor parte de los hechos revelados sobre Irlanda, que estaban recogidos en el primero de los textos. El segundo texto hace referencia a la llamada profecía de los papas y fue publicado en 1.595 por el Benedictino Arnold de Wyon en el “Lignum Vitae,” una obra en el que hace una hagiografía de todos los compañeros de la orden benedictina que alcanzaron la dignidad episcopal; en el apartado relativo a San Malaquías copia una lista de los 112 papas que iban a ser nombrados desde 1.143. El autor afirma que el texto original habría sesteado durante 400 años en el Archivo secreto vaticano y, es patente, la diferencia entre las profecías anteriores a 1.595 fecha de publicación de las profecías –recordemos que supuestamente se escribieron en 1140- y las siguientes. En resumen que según San Malaquías vivimos en tiempos del penúltimo papa al que denomina: De Gloria Olivae (que calificaría al actual Benedicto XVI) y sólo verán nuestros ojos uno más: Petrus Romanus, que asentará sus reales sobre “la ciudad de las siete colinas que será derruida”. ¡Que viva muchos años Benedicto! Hombre, por dios, ¿por qué lo eligieron tan viejo?

Es curioso que los creyentes en San Malaquías creen que sus profecías anuncian el fin de los tiempos, en vez de  augurar el fin de la Iglesia Católica.

III

Michel de Nôtre Dame fue un médico nacido en la Provenza, en Saint Remy, que escribió “Las verdaderas centurias astrológicas y profecías” allá por el año 1.555. Lo hizo en estrofas de cuatro versos con rima en consonante (cuartetas), y con un lenguaje extremadamente críptico y mezclando palabras de diversos idiomas (el provenzal, latín, griego, italiano y árabe), seguramente por miedo a que la Santa Inquisición le acusara de hereje. Se sabe que fue estudioso de la cábala judía, que en sus viajes por Francia curando la peste bubónica trabó conocimiento con alquimistas y místicos renacentistas que llevaban una vida en clandestinidad, también se sabe que en Sicilia entró en contacto con los místicos sufíes. Catalina de Médicis después de leer su almanaque le reclamó a Palacio para que profetizara el futuro de sus hijos, cuentan que quedó muy impresionada cuando Nostradamus profetizó la muerte de su esposo, Enrique II, a causa de las heridas sufridas en un torneo. Aunque nadie ha sido capaz de destripar ex ante ninguna de sus cuartetas y, por tanto, de profetizar ningún acontecimiento futuro basado en ellas. Después de haber acaecido es fácil hacer coincidir cualquier palabra, frase o verso suelto con el suceso. A este médico se le atribuyen un sinfín de augurios: la muerte de Enrique II, el nacimiento de Napoleón, la revolución francesa, la llegada de Hitler, el golpe de estado de Franco, las bombas atómicas de Hiroshima y Nagaski, la caída del Sha…, hasta se dice que profetizó el accidente de avión en los Andes. Menos mal que este buen hombre anunció que el fin del mundo sólo les pillaría –confesados o no- a los que vivieran allá por el  3.797. Largo me lo fiais.

Para los malditos incrédulos copio la cuarteta nº: XCV de la X Centuria de Nostradamus en que se pronostica, sin lugar a dudas, el vencimiento de Rajoy en el debate de televisión que se celebrará esta noche*:

XCV
En las Españas vendrá rey muy poderoso,
Por mar y tierra sojuzgando el Mediodía:
Este mal hará, abatiendo el creciente,
Bajar las alas a los del Viernes.

*Nota: Léase mañana El Mundo, La Razón, ABC o véase Telemadrid

A mayor abundamiento, me permito adjuntar la cuarteta nº: XCIV de la misma Centuria en que se profetiza, con meridiana claridad, la mayoría absoluta del PP el 20N**:

XCIX
El fin del lobo, el león, buey y asno,
Tímida dama estarán con mastines:
No más caerá por ellos el dulce maná,
Más vigilancia y custodia a los mastines.

**Nota: Léase el día 21 N cualquier periódico o véase cualquier canal de televisión.

El que tenga ojos para ver que vea y el que tenga oídos para oír que oiga.

IV

Hace ya unos años cayó en mis manos un libro titulado “El Código secreto de la Biblia” de Michael Drosnin, y como uno es curioso caí en la tentación de leerlo. Afirmaba que la biblia tenía un código secreto descubierto por Eliyahu Rips, uno de los expertos mundiales en teoría de grupos. Este código se desentrañaba con un modelo matemático sencillísimo: Basta con eliminar los espacios entre palabras y la totalidad del texto bíblico se transforma en una hilera formada por 304.805 letras. Después programas en un ordenador para que identifique grupos de palabras entrecruzadas que contienen bloques homogéneos de información, y, voilá: A dos centímetros de «Bill Clinton», aparece la palabra «presidente». Junto a «alunizaje» tienes «nave espacial» y «Apolo 11». Junto a «Hitler» surge «nazi». Junto a «Kennedy», «Dallas», etc. Para Drosnin en la Biblia están codificados centenares de hechos cruciales para el mundo, desde la segunda guerra mundial hasta el escándalo del Watergate, el Holocausto, la bomba de Hiroshi­ma, la llegada del hombre a la Luna o el impacto de un cometa en Júpiter.

No importa que el lenguaje de la Biblia esté expresado en arameo, hebreo y griego. Tampoco importa que los acontecimientos para predecirlos hayan tenido que haber sucedido ya. Ni es óbice que los grandes eventos en el mundo se constriñan al mundo anglosajón y al europeo; para qué engañarnos al dios de la Biblia lo que ocurra en África, gran parte de Asia y el cono sur del continente americano le importa un bledo.

J. Carlos

Anuncios

Una respuesta a “Profetas

  1. Sí te das cuenta unos y otros hablan, siempre, sobre Lo mismo. Poder y dinero y esto siempre Lo tienen los mismos….. Asi es facil acertar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s