Prescindibles

Prescindibles

No me extraña que en todas las religiones se predique una Justicia más allá de la muerte, donde en un Juicio Final tendremos ocasión de calmar nuestros anhelos terrenales. Bien se sabe que la historia la escriben los vencidos y que conocer la verdad de las obras de las personas es harto complicado, y no sólo más acá de la muerte, sino aún más allá de la frontera. Los analistas e historiadores aplican sus baremos según los valores propios y los que generalmente suelen imperar en cada momento histórico, pero no suelen coincidir sobre la valoración del personaje y junto a panegíricos almibarados, se publican denuestos y hasta injurias y calumnias. Hoy, que aparentemente tenemos un acceso ilimitado a la información, es más fácil, si cabe, que nos den gato por liebre y eleven a los altares a personajes banales y prescindibles.

Lo normal es que los políticos y los gestores acierten y se equivoquen como todos los humanos, y todos esperamos que sean más numerosos los aciertos que los errores. Aunque hay empresas como los bancos, con negocios tan cautivos, que ni los peores gestores terminan con ellos y, caso de que así fuera, ahí está la pasta de los ciudadanos para salvarlos. Ahí tenemos todavía el Banesto que asaltó el hoy convertido en telepredicador Mario Conde, ahí están las Cajas de Ahorro sometidas, muchas de ellas, durante años al latrocinio sistemático de sus directivos.

Sobre la faz de la Tierra han pululado siempre una serie de personajes nefastos y totalmente prescindibles, generalmente sanguinarios como Hitler, Stalin, Mussolini…, por ceñirnos sólo a los últimos tiempos. Sin embargo hay otros personajes menos conocidos nada sanguinarios, pero que también, a mi juicio, son totalmente prescindibles en razón del daño que han hecho a la mayor parte de la humanidad. Pondré solamente tres ejemplos:

Thomas Middley nació en Ohio, era ingeniero aunque profesionalmente se inclinó por la química. Cuando trabajaba en la General Motors investigó el plomo tetraetílico, descubriendo que reducía la trepidación del motor e incrementaba el octanaje. Desde 1923 se incorporó al combustible de los motores. El plomo es neurotóxico, puede dañar el cerebro y el sistema nervioso central, por lo que a partir de los 70 los gobiernos iniciaron una serie de acciones para que las petroleras introdujeran gasolinas sin plomo y así evitar el peligroso deterioro ambiental que produce este metal pesado. Hasta el año 2000 no se prohibió en Europa, en España desapareció en 2002. La consecuencia es que si analizas una porción de tierra contiene unas doscientas más veces del plomo del que naturalmente debía encontrarse.

Animado el hombre por su capacidad inventiva, y con ánimo de solventar el problema que planteaba el uso de gases tóxicos, inflamables y corrosivos que se utilizaban en los refrigeradores, dio con un gas perfecto, era estable y no era tóxico ni corrosivo ni inflamable, eran los CFC, esto es, los clorofluorocarbonos. El ozono es una forma rara del oxígeno en el que cada molécula tiene tres átomos de oxígeno, resulta contaminante a nivel de superficie terrestre, pero en la estratosfera forma una capa que absorbe la radiación solar ultravioleta que es letal para los humanos. Cada kilo de CFC puede destruir unos 70.000 kilos de ozono.

Murió estrangulado, enredado por los cordones de unas poleas de una máquina que había inventado para girar y ser levantado de la cama. Estaba paralítico.

Harry Dexter White. Fue un prestigioso economista americano, director del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que participó en la conferencia de Bretton Woods y redactó la propuesta estadounidense que resultó vencedora, en contra de la británica que redactó John Maynard Keynes. El plan Keynes se apoyaba en la creación de un órgano internacional de compensación, que sería capaz de emitir una moneda internacional (el bancor) vinculada a las divisas fuertes y canjeable en moneda local a un cambio fijo. A través de este órgano los países con excedentes financiarían a los países deficitarios, mediante transferencia de sus excedentes, con ello crecería la demanda mundial y se evitaría la deflación, lo que finalmente sería beneficioso para todos los países.

Sin embargo se impuso la irracional propuesta de White, basada en fijar un nuevo sistema monetario internacional con tipo de cambio estable basado en el dólar. Los demás países deberían fijar el precio de sus monedas con relación a aquella, y de ser necesario, intervenir dentro de los mercados cambiarios con el fin de mantener los tipos de cambio dentro de una banda de fluctuación del 1%, de forma que, cuando los países tienen déficits deben financiarlos a través de las reservas internacionales o mediante el otorgamiento de préstamos que concede el FMI , que para eso fue creado. Para tener acceso a esos préstamos los países deben acordar sus políticas económicas con él.

En pocas palabras, los EEUU consiguieron un mercado mundial para sus exportaciones, y un acceso sin restricciones a materias primas vitales. No hay que olvidar que a pesar de tener más oro, capacidad productora y poder militar que el resto de las naciones juntas, el capitalismo de EEUU no podía sobrevivir sin mercados. Además había previsiones de que la vuelta de la paz traería una fuerte depresión con la vuelta de los soldados al mercado de trabajo y el fin de la producción bélica. Así que el presidente Roosvelt vio en la creación de este nuevo orden una manera de garantizar la prosperidad de EEUU. Desde entonces y, a pesar de que Nixon impidió las conversiones de dólares en oro, los americanos le dan a la máquina de hacer dinero e, incomprensiblemente, los demás países seguimos comerciando y comprando sus papelitos, con lo que sus abultados déficit los paguemos a escote.

White redactó también el primer borrador delFondo Monetario Internacional, una semana después del ataque sobre Pearl Harbor. Igualmente contribuyó a la formación del Banco Mundial, pilares ambos del nuevo orden económico mundial y que han causado estropicios económicos en todos aquellos países en que han exhalado su aliento. Desde hace cincuenta años son el elemento más genuino de control económico mundial con que cuentan los EEUU.

En agosto de 1948 White se vio obligado a testificar y a defender su reputación ante el Comité de Actividades Antiestadounidenses. Tres días después de testificar falleció de un ataque al corazón. Diversas fuentes, incluido el FBI y los archivos Soviéticos, señalan que White pasó información estatal secreta a la Unión Soviética.

Alan Grenspan. Nació en Nueva York. Fue presidente de la Reserva Federal durante más de 18 años, colaborando con cuatro presidentes de EEUU. Durante su mandato se procedió a:

-La sistemática desregulación financiera, especialmente de la banca de inversión a la que permitió apalancarse hasta cotas insospechadas y aprobó las fusiones de la banca minorista con la banca de inversión. El crecimiento fue descomunal, por ejemplo, Morgan Stanley tenía 110 empleados en 1972, en 2008 se elevaban a 50.000. Estaba cebando la bomba de la crisis.

-Permitió la proliferación de los denominados Derivados Financieros (como las Opciones, Futuros, CFDs, etc.) que fueron la causa final de la crisis. A pesar de que Brooksley Born, presidenta de la SEC, intentó regularlos en 1998, pero tanto Larry Summers, como Rubin y el propio Grenspan rechazaron sus propuestas reiteradamente. El banquero Félix G Rohatyn advirtió del peligro de estas operaciones calificándolas de “bombas de hidrógeno financieras”, y Warren Buffet dijo que eran “armas financieras de destrucción masiva que entrañan peligros que, aunque ahora estén latentes, pueden llegar a ser mortíferos”. Sin cortarse un pelo, Greenspan afirmó ante el Senado de EEUU en 2003 que “lo que hemos visto a lo largo de los años en el mercado es que los derivados han sido un vehículo extraordinariamente útil para transferir el riesgo de las personas que no deberían asumirlo a aquellas que están dispuestas y son capaces de hacerlo“. Lo que no dijo fue que son mecanismos opacos para repartir entre todos los ciudadanos los riesgos que propicia un sistema de fraude piramidal.

Este angelito llegó a decir que la materia gris que propiciaba el desarrollo y el bienestar se encontraba en la denominada ingeniería financiera. Estaba considerado como el máximo gurú de las finanzas en particular y de la economía en general; cada vez que hablaba subían o bajaban las bolsas mundiales, en función no de sus palabras, sino de las interpretaciones que se le daban a las mismas.

Este angelito también hizo informes para  Charles Eating y los cobró. Posteriormente, el  tal Eating fue condenado a la cárcel por prácticas fraudulentas.

Que no te den gato por liebre.

J. Carlos

Anuncios

2 Respuestas a “Prescindibles

  1. Borges se quedó corto (muy corto) cuando escribió su Historia Universal de la Infamia.

    AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s