Abismos

No ha habido ningún profeta, gurú, think tank o agencia de espionaje que desde occidente señalara que el estallido social se iba a producir en el mundo árabe, precisamente ahora que estábamos tan ocupados en decidir si nuestra crisis es financiera, económica o de valores. Es obvio que desde hade décadas en el mundo árabe se ha estado acumulando material social explosivo. La chispa ha sido la inmolación de del tunecino Mohamed Buazizi el pasado 17 de diciembre, la carga explosiva el nepotismo de sus clases dirigentes frente a la miseria generalizada de la población. Hasta aquí, más de lo mismo, ya escribió en el siglo XIX, el pensador estadounidense americano Henry George, “lo que ha destruido a cada una de las civilizaciones anteriores ha sido la tendencia a la distribución desigual del poder y la riqueza”. Sin embargo esta bomba de relojería tiene un multiplicador diferente a los conocidos hasta ahora, son las llamadas tecnologías de la información y de la comunicación: La televisión –la ventana desde la que se ve la opulencia de occidente-, el teléfono móvil, internet, las redes sociales, hasta, si me apuras, Wikileaks que ha elevado a categoría lo que todos sospechaban o sabían. El factor multiplicador ha sido esencial y ha marcado la diferencia, hasta ahora han sido revueltas genuinas, más espontáneas que dirigidas y ya ha caído Ben Ali y su familia en Túnez; Hosni Mubarak abandonará Egipto seguramente antes del fin de semana próximo; el presidente yemení Alí Abdullán Saléh ya ha manifestado que no se presentará a la reelección en 2013, ni tampoco impondrá a su hijo; el rey Abdallá II de Jordania ha cesado a todo el gobierno para curarse en salud. Ya ponen sus barbas a remojar Bouteflika en Argelia, Omar Hassan al Bashir en Sudán y el rey Mohamed VI de Marruecos empieza a sentir que la arena del desierto se mueve bajo sus pies. Mientras tanto ¿qué pasa en Irán? Silencio.

Seguro que te gustaría, como a mí, que hubiera un a modo de Wikileaks que nos permitiera seguir la verdadera historia, desde la sorpresa inicial de los palacios presidenciales y de las embajadas, hasta los cables que se están sucediendo ahora mismo. Lamentablemente las revoluciones espontáneas dejarán de serlo y pronto conoceremos los nombres de los que dirigirán a las masas para su provecho. Ojalá que no sean Ayatollás ni Bushes.

Fíjate que les deseo de todo corazón a esos pueblos el menor de los males, esto es, que lleguen a nuestra democracia política y social. Aunque sea un paripé con una oligarquía de partidos dirigidos por una casta profesional de la política que ha enterrado la democracia parlamentaria, ya decía Max Weber: “Desde el advenimiento del Estado constitucional y la democracia el tipo de político dominante en occidente ha sido el demagogo”. Aunque el sistema todo lo reduzca a dinero y se mercantilice hasta el pensamiento como indica Heleno Saña: “porque se ha impuesto el pensamiento mimético y apologético del poder establecido para justificarse a sí mismo y encubrir sus innumerables aporías y contradicciones”. Aunque, ahora más que nunca, sea el lugar en que reina, desde el advenimiento de Reagan y Thatcher, la Chicago School of Economics y las teorías desregulatorias de su representante Milton Friedman, en que el hombre pasa a ser una mercancía y tiene su precio, y sus consecuencias: despido libre, dumping salarial, desprotección sindical, contratos de trabajo basura, privatización de todo lo que sea rentable, incluyendo la salud, la pensión… y dentro de poco, el aire que respiramos.

Ya se sabe si se echa la vista atrás siempre habrá otro, más pobre,  cogiendo las migas de pan que se nos caen de entre los dedos. Porca miseria.

J. Carlos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s