Contradicciones

Estar viviendo en este momento de la historia de la humanidad es  apasionante por múltiples causas, desde la libertad de que gozamos y el grado de bienestar con que vivimos hasta los avances científicos y tecnológicos, por decirlo grosso modo, pero, sin duda, cada cual tiene otro sinfín de razones y querencias  que le incitan a  volver a abrir cada  mañana el libro de la novela de la vida para seguir leyendo. Y dentro de estas últimas, uno apunta también razones, si quieres espúreas, incluso puedes tacharlas de nimias o de estúpidas, y es que de puro bufas no dejan de apasionarte porque te inducen a la perplejidad

Uno.-  Wikileaks: Al imperio le desnuda Wikileaks y vemos, no sin cierto regocijo, que este imperio tiene un cuerpo más enclenque de lo que parece y lleno de roña y de escaras purulentas: Insulta, menosprecia y denigra a los máximos representantes de países democráticos; ampara a sus delincuentes, ya sean particulares o empresas, presionando a gobiernos, jueces y funcionarios; amilana a los representantes de la cumbre del cambio climático en Copenhage para que fracase… Ysuma y sigue. En fin, nuestro imperio no es un dechado de virtudes, pero todavía bailamos al son que nos toca: Compramos sus dólares y pagamos a toca teja su inmensa deuda, así que cuando el imperio  ve las orejas al lobo le da a la manivela y nos inunda de papel. Hay que reconocer que se saben vender como nadie. Por estos pagos se pone en letra impresa que lo de Wikileaks son meros cotilleos. No es apasionante?

Dos.- Impostores: La industria tabaquera pagó a científicos para que hicieran sesudos estudios -tramposos, claro- aduciendo que fumar era saludable. Las petroleras siguen pagando a abogados, agencias de opinión, medios de comunicación, científicos y otros ad láteres para que propalen la especie de que el cambio climático es una engañifa de cuatro seudoecologistas. Las farmacéuticas financian  congresos de medicina y hacen otros ingresos por detalles como prescribir boticas de su marca. Los nacionalistas han inventando la historia de sus “naciones” a golpe de talonario público ingresado en cuentas de egregios catedráticos de historia y otros plumíferos de postín. Hay algunos deportistas que se dopan o son cómplices en tramas de engaños deportivos. Articulistas que padecen coprolalia. Políticos que atacan constantemente el sentido común. Ejecutivos que quiebran empresas y despiden a miles de trabajadores sin despeinarse y no lo hacen por menos de un millón de euros al año. Delincuentes que se suben al púlpito de las ondas impartiendo doctrina en ética y ciudadanía. Habladores profesionales que imparten su ignorancia universal urbi et orbi, aunque mezclen el ácido úrico de las púberes con la halitosis que sale de sus bocas. Me viene a la memoria una musa de los medios -todavía hoy intocable- que disponía de un negro para que le escribiera novelas, ni siquiera se las escribió, prefirió plagiarlas…  Estos impostores no sólo no se retractan si no que se pavonean de ello y, lamentablemente, siguen viviendo a nuestra costa. Y lo que es peor, no hay escarnio público, les reimos las gracias. No es apasionante?

Tres.- Directivos de bancos: Han hecho mal su trabajo que consiste en,  tomar dinero en depósito y prestarlo a terceros a cambio de un diferencial de interés. Sólo tienen que calcular debidamente el riesgo. Pues bien, ni calcularon bien los riesgos ni el valor de las garantías que respaldaban esas deudas; además, se extralimitaron, especularon y perdieron nuestro dinero jugando en el casino de la economía virtual. Sin embargo, para que no se fuera al garete el sistema los estados -esto es, los ciudadanos de esos estados que pagamos impuestos- los rescataron con avales, financiación y dinero contante y sonante. Consecuencia, los estados se endeudaron. Ahora que los estados necesitan financiar sus déficits producidos fundamentalmente por el coste del rescate de los bancos, aparecen los susodichos directivos  – los mismos que manejan el mercado financiero- y dicen que no se fían del estado que emite esa deuda,  así que o paga un tipo de interés más elevado o no le compran la deuda y quiebra.  No termina ahí  el sindios, aún se permiten el lujo de dar lecciones de teoría económica a los gobiernos de esos  estados: Bajad salarios, incrementad la edad de jubilación, subid los impuestos indirectos, privatizad las pocas joyas que quedan en manos del estado como la sanidad, reducid la inversión pública, disminuid drásticamente el gasto social. Los banqueros  predican con el ejemplo, claro, como Jesús en el desierto: Reducen sus sueldos, sus planes de pensiones, las bagatelas en forma de incentivos por cumplimiento de objetivos, remesas de acciones gratis, coches de empresa, tarjetas platino gratis total. Uno de sus representantes en España se atrevió a decir: Hay que  trabajar más y ganar menos. No es apasionante?

Cuatro.- Otras lindezas:  Siguen matando mujeres porque eran suyas y el alcalde de Valladolid continúa apalancando su consistorial culo en el mismo sillón. Inundaciones en los antiguos cauces de los ríos y en sus tramos inundables pero se sigue habitando y construyendo sobre ellos. Miles de fuerzas policiales sustraidas de la seguridad ciudadana para perseguir la droga que sigue prohíbida y por tal, siendo un semillero de delincuencia, dinero negro, economía sumergida, exclavitud y matadero de adictos. Subida media de la temperatura en todas las superficies: terrestre, marina y en los lagos interiores; se producen huracanes, tornados y lluvias torrenciales donde y cuando antes no se daban; las temperaturas alcanzan picos extremos que nunca se habían coseguido; desaparecen ecosistemas, masa forestal y miles de especies; los desiertos avanzan imparables, mientras los ríos, los lagos y los glaciares menguan. Y digo yo: No será más barato reducir las emisiones  que hacer frente a los gastos de las catástrofes que ocasiona el inexistente cambio climático?

Apasionante, no?

J. Carlos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s